Saltar al contenido

Cuidados y cultivo de la dieffenbachia

partes de la flor mudo

Si bien el cultivo de la Dieffenbachia es sencillo, hay una serie de pautas que deben ser tomadas en cuenta para que la planta se mantenga siempre en buen estado.

Aspectos esenciales del cultivo de la Dieffenbachia

Como toda planta, obedece a una serie de particularidades para su desarrollo y mantenimiento. Veamos en detalle los aspectos más esenciales.

  • La temperatura: Para el cultivo de la Dieffenbachia se debe contar con temperaturas entre los 20 – 30 ºC. Si bien pueden llegar a sobrevivir a 10 ºC, esto solo es posible en periodos de tiempo limitados y como consecuencia las hojas comienzan a tornarse amarillas y a caerse.
  • El sustrato: Debe emplearse un sustrato con mucha soltura. Lo ideal es que se le aplique una mezcla de cortezas con turba o con tierra o arena vegetal. A nivel de PH, mientras haya mayor neutralidad, será mucho más provechoso para la planta.
  • La fertilización: Es conveniente la aplicación de un abonado de 2 gramos por cada litro con los siguientes valores: Nitrato amónico (35%), Sulfato potásico (23%), superfosfato de cal (25%), carbonato de magnesio (4%) y carbonato cálcico (13%). Después se pude aplicar en calidad de riego cada 15 días unos 200 ppm de abono completo.
  • La luz: Son plantas que progresan muy bien en zonas semiumbrías. La necesidad de iluminación va a depender de la variedad, sin embargo, a nivel general requieren un equilibrio a nivel de luz y calor para evitar que las hojas se sequen.
  • El abono: Es recomendable abonar con productos especiales para las plantas acidófilas sobre todo cuando se encuentra en pleno proceso de crecimiento. Para su siembre se debe mezclar un pequeña porción de abono orgánico en el suelo para que  la planta pueda adaptarse con mayor rapidez y facilidad.
  • El agua: Es recomendable usar agua que no provenga del grifo pues puede contener cal y esto es dañino para la planta.

Las enfermedades y plagas

planta interior hoja grande

La araña roja suele atacar la planta independientemente de la época del año. Por lo general, el síntoma clásico de que hay la presencia de la plaga es cuando las hojas se tornan amarillas y en el envés hay telarañas.

Para evitar y reducir la infección por eta plaga es conveniente pulverizar las hojas con dienocloro o abamectina. También es conveniente incorporar al riego aldicarb u oxamilo pues se reduce potencialmente el riesgo de alojar este tipo de plagas.

Las cochinillas son también plagas comunes en la Dieffenbachia sobre todo en las áreas cálidas e incluso pueden llegar a dañar seriamente las plantas. Para ello, lo más conveniente es incorporar al riego acaricidas, quinalfos o diazinon.

Respecto a los gusanos e insectos más comunes, estos pueden ser controlados de forma más sencilla con diversos tipos de insecticidas. Cuando la Dieffenbachia está enferma comienza a mostrar síntomas como cambio de color en las hojas, caídas, manchas foliares y podredumbre de raíces y podredumbre.

Las manchas foliares son producidas principalmente por la Leptosphaeria o el Colletotrichum y se combate con Mancozeb y Benomilo principalmente.