Saltar al contenido

¿La Dieffenbachia es venenosa?

planta venenosa de interior

La toxicidad de las Dieffenbachias es bastante conocida a nivel mundial, sin embargo, para reducir cualquier tipo de riesgo para las personas o animales hay algunas recomendaciones que resultan muy útiles.

Principalmente, una intoxicación por este tipo de plantas se produce si se mastica o se mantiene un contacto de cualquier parte de la planta con los ojos u otras mucosas.

¿A qué se debe la intoxicación?

La intoxicación se debe a la presencia de cristales aciculares de oxalato del calcio combinados con otras enzimas propias de la planta que al ser consumidas generan una serie de reacciones adversas desde las más leves hasta las más severas en el organismo humano y animal.  

Por lo general, los síntomas de intoxicación por esta planta son irritación e inflamación de garganta, voz ronca, mareos, dificultad para respirar, babeo, dolor de estómago y solo en casos muy extremos, de haber consumido la planta en cantidad se produce la muerte.

Por supuesto, al detectar un posible caso de intoxicación con esta planta lo primero será acudir al médico pero mientras se recibe la atención adecuada se recomienda no inducir el vómito y tratar los síntomas con antihistamínicos y analgésicos.

Muchas personas temen al cultivo de esta planta pero es totalmente seguro si se toman las medidas adecuadas para la manipulación y el mantenimiento de la misma.  

Utiliza guantes protectores al manipular esta planta de hojas verdes.

diefembaquia cuidados

La recomendación general para quienes cultivan estas bellas plantas ornamentales es que utilicen guantes al momento de manipularlas sobre todo al momento de cortar los tallos y realizar trasplantes que involucren la salida de fluidos de la planta.  

Si bien no hay riesgo de intoxicación al tocar las hojas, es importante usar los guantes pues se puede mantener contacto con la savia y si esta sustancia llegase a entrar en contacto con los ojos o la boca pudiese detonar un episodio de intoxicación severa.  

En caso de que se haya tocado la savia, con lavar las manos con suficiente agua tibia y jabón será suficiente para eliminarla de la piel. Es importante hacerlo al instante y no permitir la exposición de la piel a la savia por mucho tiempo para minimizar cualquier tipo de riesgo.

Mantenerla fuera del alcance de niños y mascotas

Debido a que esta planta luce muy bien en cualquier área de la casa será muy sencillo cambiar su ubicación por una en la que no pueda ser accesible a las mascotas o a los niños.

Sabemos bien que masticar las hojas es el riesgo principal de la planta así que debe alejarse de los lugares frecuentados por los niños y las mascotas de la casa.

Si se tiene la planta en el jardín, sembrada directamente en la tierra, conviene hacerle una especie de cerco lo suficientemente alto para que evite el paso de niños y de mascotas al lugar.